Espacios libres de humo, una medida de salud pública eficaz

 

Edición | Fibromialgia.nom.es 10-06-2008
Fuente| Jano.es

Su implantación da lugar a una disminución de la incidencia de infartos de miocardio, la prevalencia de tabaquismo y la exposición al humo ambiental del tabaco.

"The Lancet Oncology" ha publicado un trabajo con participación de científicos del Instituto Catalán de Oncología (ICO) sobre la efectividad de las iniciativas para crear espacios libres de humo. El estudio demuestra que estas medidas reducen la incidencia de infartos de miocardio, la prevalencia de tabaquismo y la exposición al humo ambiental del tabaco. También se ha demostrado que no perjudican la actividad de bares y restaurantes.

 

 

Se calcula que unos 450 millones de personas morirán a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco en todo el mundo en la primera mitad de este siglo. Por ello, los expertos recomiendan a los gobiernos impulsar políticas para combatir este nocivo hábito.

Las medidas destinadas a crear espacios libres de humo son efectivas. Así lo concluye un estudio impulsado por la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC), ubicada en Lyon (Francia), en el que ha participado Esteve Fernández, de la Dirección de Prevención del ICO.

Los científicos han analizado los diferentes estudios publicados en los últimos diez años sobre las iniciativas políticas antitabaco. El objetivo era valorar la evidencia científica existente sobre su efectividad. El trabajo concluye que la implantación de políticas de espacios libres de humo reduce sustancialmente la exposición al humo ambiental del tabaco, el consumo de tabaco en jóvenes y el riesgo de infartos de miocardio.

Además, los investigadores aseguran que los puestos de trabajo libres de humo hacen que los fumadores consuman menos cigarrillos y reducen los síntomas respiratorios en los trabajadores. También facilitan que más fumadores dejen el hábito. En los hogares donde a pesar de haber fumadores se decide no fumar, se reduce la exposición de los niños al humo ambiental del tabaco y se facilita que los fumadores dejen el hábito. Sin embargo, la prohibición de fumar en bares y restaurantes no reduce la actividad económica del sector.

Tabaco y cáncer de pulmón

Hoy en día no se dispone de suficiente evidencia que demuestre que las políticas antitabáquicas reducen la incidencia de cáncer de pulmón. Esto es porque desde la exposición al carcinógeno hasta la aparición del cáncer pueden pasar unos 20 años de media, mientras que las políticas de espacios libres de humo son más recientes. Los científicos aseguran que en un futuro también se registrará un descenso de esta patología.

Ante la evidencia científica acumulada, los expertos recomiendan a los gobiernos impulsar políticas para crear espacios completamente libres de humo. Según los autores del estudio, "la implantación de estas medidas no sólo consigue proteger la salud de los no fumadores reduciendo la exposición al humo ambiental del tabaco, sino que también tiene efectos beneficiosos en el comportamiento de los fumadores".

En opinión de Peter Boyle, director de la IARC, "hoy en día el tabaco es la principal causa única de muerte prematura para enfermedades crónicas en los países desarrollados. Se estima que habrá unas 450 millones de muertes provocadas por el tabaco en todo el mundo en la primera mitad de este siglo. La única forma de reducirlo es favoreciendo que los fumadores dejen el hábito. La evidencia científica que las medidas contra el tabaco son efectivas -que ofrece este estudio- han de alentar su implantación".

Enlaces relacionados;

volver al index fibromialgia
Atrás

 

volver al index fibromialgia
Atrás